Aprender de los errores, y el compromiso de todos es el camino para avanzar.

Por: Luis Núñez Barrientos.

 

Coterraneos Atacameños se han cumplido tres años de los nefastos aluviones que azotaron a varias de nuestras comunas, la naturaleza no la podemos controlar, pero si podemos trabajar para mitigar y prontamente dar tranquilidad a la población, porque no puede ser que cada invierno posterior a la tragedia la gente viva con la incertidumbre de volver a repetir la pesadilla, para lograr esta meta, de debe trabajar con eficiencia y eficacia, requerimos que la sociedad civil en su conjunto, trabaje con las autoridades del país y especialmente con las de nuestra región, para ello no hay espacios para las mezquindades o la pequeñez política.

 

Es imperativo trabajar unidos para el éxito del gobierno regional, la actual oposición que va desde la democracia cristiana, hasta el frente amplio, debe ciertamente jugar su rol de oposición, pero nunca de obstruccionismo que impida el avance de nuestra querida atacama.

 

Tenemos una región con enormes riquezas minerales, pesqueras y agrícolas, sumado a gente de esfuerzo y tesón, pero como siempre existe un pero, y nuestro casos son varios, porque tenemos enormes desigualdades, iniquidades y carencias, prueba de ello, nuestra región por segundo año se ubica en el penúltimo lugar a nivel nacional en el ranking de educación, lo cual debe encender las alertas de todos sin distinción, porque en la calidad de educación obtenida se juega en gran parte el futuro de nuestros hijos, entonces debemos actuar con un sentido de urgencia y de misión para heredar a las futuras generaciones una mejor región.

 

El desafió es grande y para alcanzar el objetivo se requiere el concurso de todos.

 

Para terminar mi columna de opinión, quiero nuevamente hacer llamado a la unidad, dejar de lado la violencia política es parte de aquello, se puede pensar distinto, las ideologías pueden ser antagonistas, pero yo quiero pensar que el objetivo de todas las corrientes políticas es una sola ” mejorar la calidad de vida de los chilenos” y esa noble tarea no puede estar cimentada desde  la violencia, por lo cual no podemos validarla como un un medio para expresar una postura contraria,a la del adversario. Lo sucedido con el ex candidato presidencial José Antonio Kast no pude ser el camino a imitar y seguir.

 

“La violencia muchas veces evidencia el miedo de las ideas de los demás y demuestra, la poca fe en las ideas propias”.

 

Que Dios bendiga  Atacama y su gente.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario