Ese mar que tranquilo te baña te promete futuro esplendor

Estamos en el mes del Mar época en la que conmemoramos la gesta de Iquique, en la cual el capitán Arturo Prat ofrendo valerosamente su vida por nuestra patria, en la guerra del pacifico o guerra del salitre para algunos historiadores, pero  amigos en esta columna no les hablare de la guerra del pacifico, aunque si se hago referencia con aquella época.

Se requiere con urgencia un ordenamiento territorial en nuestro litoral de atacama, para muchos es de conocimiento que un grupo reducido de personas lucran con la entrega de terrenos en nuestra costa, solo con unas estacas de madera y un saco de cal, marcan y adjudican terrenos a propio arbitrio y con la agravante que estos terrenos no les pertenecen, pero actúan como amos y señores de ellos, incluso tiempo atrás intentaron de instalar tomas en la entrada del parque nacional pan de azúcar, un verdadero atentado a nuestro patrimonio natural. Quizás suene arrogante pero creo que tenemos las mejores costas de Chile, un diamante en bruto con tremendo potencial turístico, que podría convertirse en el futuro, un potente motor para nuestra economía regional, para cumplir con la misión de heredar a las generaciones futuras una mejor región.

Coterráneos atacameños, quiero invitarlos a reflexionar y remontarnos a nuestra historia, décadas atrás entre los años (1880 – 1930) la economía de nuestro norte grande en ciudades como Iquique, la generación de empleo dependía en gran medida de las salitreras, luego con la nefasta llegada del salitre sintético, comenzó el ocaso de las oficinas salitreras, de las cuales hoy solo algunas permanecen erguidas en nuestro desierto, apolilladas, oxidadas y polvorientas, ruinas que solo están pie como mudos testigos de sus años de gloria.

La economía de nuestro país y de nuestra región de atacama son cobre dependientes, la bonanza llega con con alza de este bendito metal, pero alguien se ha detenido a pensar que pasaría si la manifactura mundial en los próximos años no requiere más de nuestro metal rojo, remplazandolo por otro superconductor como por ejemplo el Grafeno…  ¿cual seria su efecto en nuestra economía?

Iquique hoy  no cuenta con las salitreras, pero cuenta con infraestructura turística envidiable, que posiciona a la ciudad heroica como uno de los principales destinos turísticos de nuestro país, generando infraestructura que beneficia la calidad de vida de sus habitantes.

La pregunta es podremos nosotros los atacameños, unirnos para el progreso, actuar con altura de miras y visión de futuro, dejando de lado la conveniencia propia, pensando en el bien común, si el capitán Prat ofrendo su vida por la patria, nosotros podremos ser generosos y entregar nuestro compromiso, permitiendo que con el concurso de todos, nuestro hermoso litoral se desarrolle de manera ordenada con un sentido urbanístico claro, que permita un progreso sustentable  que beneficie atacama y su gente.

Coterraneos no sabemos si el cobre en el futuro, repite la historia del salitre, y las actuales instalaciones o faenas mineras, pueden convertirse en unas décadas más en un montón de fierros viejos oxidados por el paso del tiempo, de lo que si estoy claro que tenemos la responsabilidad, desde ahora empezar a buscar otras actividades distintas a la extracción de recursos no renovables y creo que en el turismo tenemos un tremendo potencial que no podemos desperdiciar.

El filosofo español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayan acuño la frase “Aquel que no conoce su historia esta condenado a repetirla”

Que dios bendiga Atacama y su gente.

Por: Luis Núñez Barrientos

 

 

Comparte

Facebook
Twitter

Deja un comentario