El problema del Sobrepeso y la Obesidad Infantil

 

Actualmente la malnutrición por exceso en niños y adolescentes es un problema de salud país, las altas tasas de sobrepeso y obesidad infantil constituyen un problema de salud publica el cual si no se aborda a tiempo generará consecuencias futuras aumentando las enfermedades crónicas no transmisibles como la Hipertensión, diabetes, insulino resistencia, dislipidemias, cáncer, entre otras con un alto costo para el país. Además, se ha comprobado que la obesidad infantil impacta en el rendimiento escolar y la salud mental de los estudiantes.

Desde el año 2000 en adelante se han creado programas contra la malnutrición por exceso como VIDA CHILE (2000-2005), Estrategia Global contra la Obesidad o EGO-Chile (2006-2010), Elige Vivir Sano (2011-2014) los cuales no tuvieron el éxito esperado.

Actualmente la Ley 20.606 sobre composición nutricional de los alimentos y su publicidad prohíbe vender y publicitar alimentos no saludables en las escuelas, pero no impide el consumo que puede venir de la casa o de la venta callejera. La primera ocurre por la falta de educación alimentaria en los padres y la segunda por la falta de regulación de la venta de comida chatarra o no saludable en las afueras de los recintos educativos.

Si bien las causalidades de la obesidad infantil son multifactoriales se hace necesario ante todo la educación alimentaria temprana en las escuelas en hábitos de alimentación saludable y actividad física que incluya y haga participe a toda la comunidad educativa y sobre todo a los padres ya que son estos los que premian a sus hijos con comida chatarra y rica en azucares. Además, estos llevan a sus hijos las colaciones que las empresas les otorgan en sus turnos de trabajo, las cuales son poco saludables y a la vez contradictorias a sus programas de salud ocupacional.

Además de una alimentación sana la actividad física es primordial en etapas tempranas de la vida, la que se ha visto disminuida por el uso de las tecnologías por un lado y por la falta de espacios públicos para la recreación entre otros.

Todo lo anterior sin duda puede mejorar si tenemos ciudadanos más informados, y es en los centros educativos donde esta la oportunidad para que se divulgue el conocimiento en lo que a alimentación, nutrición, actividad y ejercicio físico se refiere, idealmente incorporando a profesionales de la salud en la educación de nuestros niños y jóvenes.

 

 

Gregory Carrasco Alarcon

Director de Escuela Nutrición y Dietética

UST – Copiapó.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario