¿Se podría extender a Chile el efecto Bolsonaro?

Por: Héctor “Tito” Oyarzún P. ( Analista político-social )     Hace unos días asumió la presidencia de Brasil el ex militar Jair Bolsonaro, representando a la extrema derecha, lo que ha causado la inquietud entre los sectores de izquierda en el resto de América, donde no está ajeno -por supuesto- nuestro país, en donde, si bien existe una realidad política y social distinta a la del gigante sudamericano, hay elementos comunes que potencialmente podrían alentar el surgimiento de liderazgos similares al de Bolsonaro.   La distancia del común de la ciudadanía con los partidos políticos, junto a la aparición de otros actores, como las iglesias evangélicas, asoman como factores que podrían incidir en la aparición de personajes de estas características en nuestro país.   Para el académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, Ernesto Águila, en nuestro país están dadas todas las condiciones para el surgimiento de un “Bolsonaro chileno”, agregando que “en Chile está completamente el cóctel que permitió la llegada de Bolsonaro, o sea, yo creo que están en minoría electoral y cultural todavía las posiciones tipo Bolsonaro en Chile, pero están muy cerca de dejar de serlo. Hay crisis en el sistema de representación política, alta inmigración, hay demanda de seguridad pública, hay precariedad, desconfianza, ha habido corrupción de actores políticos que han quedado impune. O sea, hay una situación tal que, perfectamente, una posición de extrema derecha podría avanzar mucho en las próximas elecciones”. Señaló al respecto Aguila.   Distinto piensa el académico del Instituto de Asuntos Públicos d e la Universidad de Chile, Jaime Baeza, quien asevera que no tiene sentido hacer un parangón de este tipo, porque es como comparar peras con manzanas, subrayando que son realidades distintas. “Chile tiene sus propios riesgos, pero son distintos a los brasileros” enfatizó, poniendo como ejemplo el caso de las Fuerzas Armadas que en Brasil son más inestables que en Chile, donde la verticalidad de mando se respeta y no hay cabida para la deliberación.   Desde Renovación Nacional, su presidente, Mario Desbordes, restó dramatismo a la llegada del ultraderechista al poder, destacando, entre otras cosas, la transversalidad de sus electores, así como algunas de sus propuestas económicas. “Yo no creo que los cincuenta millones que hayan votado por él sean homofóbicos, ni que hayan votado sólo los blancos por él. Al final de la campaña vimos a destacados dirigentes homosexuales apoyando a Bolsonaro. El Presidente Humala es un ejemplo más reciente de prejuicio sin sentido, donde se suponía que ganando Humala poco menos que se nos venía una guerra con Perú y, sin embargo, hizo un gobierno bastante razonable, bastante bueno y yo lo que esperaría es que el Presidente Bolsonaro pueda gobernar tranquilo, al menos, estos primeros meses”.   Por lo tanto, la opción de que José Antonio Katz pueda liderar un movimiento similar en nuestro país, dista bastante de la realidad, aunque nadie descarta que pueda ser el inicio de un proceso que en algunos años más podría encontrar su consolidación.      

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario