Tokio 2020: los Juegos Olímpicos se vuelven más femeninos

Fotografía de referencia de juegos Olímpicos de 2008.

Los Juegos Olímpicos de Tokio ya pueden presumir de un récord. Nunca antes habían participado tantas mujeres. Este positivo hecho corre el riesgo de quedar en segundo plano debido a la pandemi

Los Juegos Olímpicos son cada vez más femeninos. El 48,3 por ciento de los deportistas clasificados para Tokio son mujeres. La mayor proporción de mujeres atletas se verá por primera vez en la ceremonia de apertura del viernes, desgraciadamente sin espectadores en el estadio, pero con millones de personas en todo el mundo siguiéndola por las pantallas. En los siguientes 16 días se entregarán medallas a las mujeres en 156 competiciones. En los Juegos de Río de hace cinco años, esto solo ocurrió en 136. Un aumento de 87 por ciento. El porcentaje de competiciones mixtas será incluso cuatro veces mayor en comparación con 2016.

«La promoción especial de las mujeres forma parte de la Carta Olímpica desde 1996», afirma Petra Tzschoppe, socióloga del deporte de la Universidad de Leipzig. El primer evento olímpico con igual número de participantes masculinos y femeninos fueron los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 en Buenos Aires. Ahora es casi equitativo también en Tokio. «El Comité Olímpico Internacional (COI) envía señales a las sociedades», opina la científica del deporte. En muchos ámbitos como la política, las empresas o la ciencia, la proporción de mujeres en puestos de alto nivel es muy inferior en todo el mundo.

La lucha libre, disciplina olímpica para las mujeres desde 2004.La lucha libre, disciplina olímpica para las mujeres desde 2004.

Un camino largo y pedregoso para las mujeres

Las mujeres tuvieron que luchar durante décadas por la igualdad de derechos en el ámbito olímpico. En los segundos Juegos Olímpicos de París de 1900, las mujeres participaron en competiciones separadas de tenis y golf y en equipos mixtos de vuelo de globos y cometas. Sin embargo, esto iba en contra de los deseos del fundador de los Juegos de la era moderna, Pierre de Coubertin. Describió los Juegos Olímpicos como una «celebración del atletismo masculino». En 1912, las mujeres compitieron por primera vez en natación y en 1928 también conquistaron el segundo deporte olímpico principal con algunas disciplinas de atletismo.

Sin embargo, durante mucho tiempo tuvieron que luchar contra los prejuicios. Que algunas disciplinas sobrepasarían sus capacidades o no eran adecuadas por razones estéticas, fue un «argumento» utilizado a menudo. «Por desgracia, la ciencia del deporte no acudió en su ayuda», resume Petra Tzschoppe. «Si las mujeres no hubieran presionado y exigido, hoy no estaríamos tan lejos». Las mujeres llevan corriendo maratones desde 1984. Poco a poco, también conquistaron las artes marciales, por ejemplo, el judo en 1992, la lucha libre en 2004 y el boxeo en 2012.

Birgit Fischer ganó ocho medallas de oro en Juegos Olímpicos. Birgit Fischer ganó ocho medallas de oro en Juegos Olímpicos.

Pocas mujeres funcionarias del deporte

Por más grato que sea el aumento de la proporción de mujeres en los campos de competición, el mundo del deporte internacional sigue estando dominado por los hombres.

De las federaciones deportivas que patrocinan las competencias olímpicas en Tokio, solo una está dirigida por una mujer. La española Marisol Casado encabeza la Unión Internacional de Triatlón. El círculo olímpico también marca una tendencia diferente aquí. Hace veinte años solo había diez mujeres en el COI. Hoy, 29 de los 96 miembros con derecho a voto son mujeres.

(gg/er)

Síguenos en facebook

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
Linkedin

Deja un comentario