Condenan a muerte a hombre que ingresó copias de ‘El Juego del Calamar’ a Corea del Norte

Aunque ya han pasado algunas semanas desde que El juego del calamar ( 100%) era el título más popular en Netflix y en el mundo, la serie mantiene el interés gracias a que hace poco se confirmó una segunda temporada y a que varias personas más se han unido tardíamente a las filas de fanáticos. 

La historia creada por Dong-hyuk Hwang muestra de manera original una crítica al capitalismo que ya todos conocemos, mientras aprovecha para presentarnospersonajes complejos que son llevados al límite por las reglas del dinero que se viven en el mundo. Uno de los mejores aspectos del programa es justo esto; pues aunque la originalidad de las muertes es visualmente atractiva, son las historias personales las que realmente nos conectan.

Personajes que creíamos honorables se convierten en amenazas y aquellos que considerábamos de pésima moral se nos muestran con una gran esperanza en la humanidad. Por supuesto, como la serie sangrienta que es, El Juego del Calamar no pudo escapar de las malas críticas, las acusaciones exageradas, la censura y otro tipo de controversias. Por ejemplo, de manera irónica y dejando claro que no habían entendido en lo absoluto el mensaje de la historia, algunos millonarios hicieron fiestas con su propia versión de los juegos y publicaron todo en redes donde se convirtieron en la burla del público.

Por otro lado, debido a la sangre y la violencia explícita, la serie de Netflix ha recibido un montón de acusaciones sobre el mal que le hace a una nueva generación. Padres de familia y maestros están francamente preocupados por lo que el programa pueda provocar en las mentes de sus jóvenes, mientras que psicólogos expertos piden que no se deje a menores de edad ver la serie…lo cual se siente absurdo si consideramos que jamás fue para niños y que este tipo de historias de supervivencia no son tan raras en oriente. Ahora una nueva controversia marcará inevitablemente a la serie, pues se ha dado a conocer que Corea del Norte condenó a muerte a un hombre que logró contrabandear los episodios.

Según Radio Free Asia (vía Variety) autoridades encontraron a varios estudiantes con copias ilegales de El Juego del Calamar. Al parecer, así descubrieron a un contrabandista que logró colar desde China la serie por medio de memorias USB. Se trata de un crimen tan grave en ese país que el hombre fue condenado a ser fusilado. A su vez, el estudiante que compró la copia fue condenado a cadena perpetua en la prisión, mientras que los otros seis compañeros que vieron los episodios fueron condenados a cinco años de labores forzadas. Los maestros y otras autoridades que no se dieron cuenta a tiempo del “crimen” serán juzgados a nivel social y seguramente perderán sus empleos sin la posibilidad de encontrar otros.

En diciembre del 2020, Corea del Norte pasó una ley conocida como “Eliminación del pensamiento y la cultura reaccionaria” que hace ilegal la introducción y distribución de material cultural del exterior, como música, películas y libros. Según su política interna, es el mejor método para prevenir noticias e ideas poco convenientes que vengan de Corea del Sur y de Estados Unidos. Aquí está la razón para que el castigo sea tan duro, pues se trata de una ley de cero tolerancia a las infracciones.

Es peor cuando tomamos en cuenta que hay referencias muy claras sobre Corea del Norte en la serie de El Juego del Calamar. Una de las concursantes participa en el juego con la idea de ganar dinero para ayudar a su familia a cruzar la frontera y liberarlos de aquel país, para así reunirse con su hermano e intentar volver a la normalidad. La desesperación con la que se maneja su historia y el hecho de que ella esté dispuesta a cruzar límites para lograr su objetivo es una forma de mostrar lo terrible que es vivir en aquel país, y se vuelve un «ataque» directo proveniente de Corea del Sur.

Según la misma fuente, en abril de este año un hombre fue fusilado por traer material ilegal de Corea del Sur, aunque no se dio a conocer qué tipo de material fue. Por su parte, la postura de Corea del Norte ante El Juego del Calamar es que la serie muestra justamente todo lo que está mal en el mundo, específicamente con sus vecinos capitalistas; y que la historia, según ellos, termina por probar su punto. Mientras la serie sigue acumulando controversias, el creador ya se encuentra trabajando en la segunda temporada, aunque todavía no tenemos una fecha de estreno. Los fans esperan que, además de mantener la calidad de los primeros episodios, el director obtenga un mejor trato económico con Netflix pues el gran éxito que tuvo el título no le otorgó ningún beneficio extra. Por otro parte, otros países ya están listos para ir desarrollando sus propios remakes inspirados en la serie.

 

Síguenos en facebook

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
Linkedin

Deja un comentario