PRENSA INTERNACIONAL / Por nuevo gabinete de Boris: “Gol en contra”, “nepotismo”, “culto a la personalidad” y la instauración “de una nueva monarquía”.

  • Boric creó un gabinete con el nombre de su pareja y tuvo que dar marcha atrás.

“Gol en contra”, “nepotismo”, “culto a la personalidad” y la instauración “de una nueva monarquía”. El gobierno del presidente de Gabriel Boric enfrenta una nueva polémica con múltiples repercusiones, a raíz de un decreto que regulaba el cargo de «primera dama» y creaba una nueva institucionalidad bajo el nombre de “gabinete Irina Karamanos”, de la a actual pareja del mandatario chileno, y que finalmente debieron modificar.

La controversia fue de tal magnitud que el gobierno chileno debió eliminar de su web la naciente investidura y en un comunicado lo calificó como “un error administrativo”.

“La Presidencia de la República informa que con fecha 22 de junio de 2022 se ha dejado sin efecto la modificación a la resolución N°978, de 2018. Asimismo, debido a este error administrativo, la denominación “Gabinete Irina Karamanos” ha sido sustituida, en línea con la transformación paulatina del rol de “Primera Dama”, por Coordinación Sociocultural de la Presidencia de la República”, rezó una nota emanada desde la dirección de prensa de La Moneda.

Del mismo modo, la entidad detalló que “las funciones de dicha coordinación están consignadas en la resolución exenta N°758, de 2022, como cada gobierno ha definido en función de sus objetivos”.

El cuestionado decreto que fue ampliamente criticado por todo el arco político fue emitido por la Dirección Administrativa de la Presidencia de la República el pasado 30 de marzo y en él se formalizaba una nueva estructura que definía las funciones en la Presidencia de la República y establecía que la frase “Gabinete de la Primera Dama” debía ser reemplazada por “Gabinete Irina Karamanos”.

De acuerdo a la resolución entregada desde el Gobierno, al Gabinete Irina Karamanos detentaba varias atribuciones. “Le corresponderá identificar, proponer y coordinar lineamientos estratégicos y definiciones programáticas para políticas públicas, con el objeto de aportar a la erradicación de la desigualdad y la discriminación históricamente excluidos”, indicó la normativa, que también abordó su enfoque.

“Será interseccional, de derechos humanos y perspectiva de género inicialmente con énfasis en pueblos indígenas, migración, género y diversidad sexo-genérica”.

El documento también especificó algunas obligaciones para la pareja del mandatario chileno. De ese modo, planteó que Karamanos debía asumir “el rol ceremonial y protocolar de acuerdo a la tradición republicana de Chile en las actividades oficiales nacionales e internacionales”, y que tenía que participar “en aquellas fundaciones de derecho privado que no persiguen fines de lucro mientras le corresponda presidir el directorio de las mismas”.

Tras la difusión del comunicado con la marcha atrás, Karamanos se manifestó a través de Twitter: “Con la convicción de que no queremos que la denominación en una resolución nos aleje de los cambios profundos que estamos impulsando, es que se ha enmendado la resolución. Nuestro principal interés es avanzar en las transformaciones al rol con las que nos hemos comprometido”.

“No hubo visaje y por eso el error administrativo”, explicó por su parte la vocera de gobierno, Camila Vallejo. “Irina Karamanos continuará con sus funciones en la línea de ir modificando progresivamente el rol de Primera Dama”

Cuestionamientos

Tras la publicación de la resolución en la que se le acusaba a la antropóloga y socióloga de gozar de “nuevas e inéditas atribuciones”, representantes de oposición cuestionaron la decisión del Ejecutivo y recurrieron a la Contraloría.

“Tanto la historia jurídica y política de nuestro país da cuenta que un elemento fundamental del régimen republicano es el ejercicio despersonalizado de la función pública, en virtud del cual ésta se debe ejercerse al servicio de la persona humana y no al revés”, indicó en un comunicado la bancada del diputados del partido conservador Unión Demócrata Independiente (UDI) que argumentó que el cambio sería “inconstitucional, ilegal y arbitrario” y que en el acto del gobierno existiría “un claro abuso de poder”.

De hecho, el diputado de UDI Juan Antonio Coloma profundizó en sus críticas y catalogó este hecho como “impresentable” y que el cambio de nombre administrativo de la figura de primera dama a “Irina Karamanos”, era propio de una “monarquía”.

Por su parte, el senador y presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, lanzó sus dardos contra La Moneda. “Es una nueva muestra de la desconexión total del gobierno con el mandato ciudadano, cambiando la institución de la Primera Dama por ‘Gabinete Irina Karamanos’. Las instituciones quedan y las personas pasan”, señaló.

Gabriel Boric e Irina Karamanos están juntos hace dos años y medios; ambos militan en Convergencia Social, uno de los partidos que integra la coalición Apruebo Dignidad

Además, las críticas apuntaron al hecho de no respetar la impersonalidad de los cargos públicos y por una posible duplicación de funciones en la que podría incurrir la nueva estructura, reflejada en los similares propósitos que tienen otras reparticiones como los ministerios de Desarrollo Social, o de la Mujer y Equidad de Género.

“Una cosa es pretender terminar con instituciones democráticas con siglos de historia; pero reemplazar el carácter impersonal de las instituciones es un error tan esencial que no cabe sino otra opción que subsanar mañana mismo”, dijo el senador de la Democracia Cristiana Matías Walker.

En tanto, el excandidato presidencial, José Antonio Kast también rechazó la resolución. “¿En qué momento nuestra república se convirtió en una monarquía? ¿Por qué Irina Karamanos tiene un gabinete con nombre y apellido? ¿Por qué el Estado está al servicio de ellos y no de los chilenos? Qué vergüenza”, escribió en Twitter el líder del Partido Republicano.

“Eso que hace es de un nivel de gravedad, porque identifica el cargo con una persona. La persona que venga a ejercer su cargo (en un futuro) va a tener que seguir ejerciendo el cargo de ‘Gabinete Irina Karamanos’, eso tiene que corregirse y espero que la Contraloría lo pueda advertir”, dijo Máximo Pavez, exsubsecretario de la Secretaria General de la Presidencia (Segpres), en Radio Pauta.

El rol de la primera dama

Nieta de un matrimonio griego que llegó al norte de Chile para trabajar en la confección de guantes y zapatos de cuero en las salitreras, Irina Karamanos tiene 32 años y antes de asumir su rol actual era la encargada nacional del Frente Feminista de Convergencia Social, el partido en el que milita su pareja, el presidente Gabriel Boric.

“Tuvimos un proceso de encantamiento que se podría describir como con muchas luces y colores. Creo que fue muy cómplice, como una relación muy horizontal”, dijo en el programa de televisión Las caras de La Moneda de Canal 13 antes del ballotage. En el mismo espacio se refirió a la forma en que abordaría la figura de la primera dama si es que Boric llegaba a la presidencia.

“Opinaría que es un cargo que merece ser repensado porque estamos en tiempos distintos, han cambiado muchísimas cosas y hay que repensar el poder y las relaciones que emergen de él”, señaló en ese entonces.

Karamanos estudió un año Arte en la Universidad de Chile y luego Ciencias Políticas, Educación y Antropología en la universidad de Heidelberg en Alemania. Trabajó como traductora de alemán-español en conferencias y documentales, y en la Fundación Procultura, una organización sin fines que pretende generar oportunidades de desarrollo en territorios aislados. A nivel internacional, es cercana a La Cámpora, y otras organizaciones como Podemos de España, el Bloque Nacionalista Gallego y el Partido de Izquierda francés.

Fuente: La Nación

Fotografía portada rrss

Síguenos en facebook

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
Linkedin

Deja un comentario