fbpx

29 de agosto: Día Mundial del Videojuego

¿Tus hijos no sueltan el celular y las pantallas? Te explicamos cómo advertir si están frente a una adicción

No cabe duda que el celular nos ha ayudado en la vida diaria en muchos aspectos. Incluso, cuando queremos entretener a nuestros hijos o mantenerlos ocupados mientras hacemos alguna actividad. El problema, es que si nos sabemos dosificar las horas que los niños pasan frente a una pantalla, podemos estar empujándolos inconscientemente a una adicción.

Adicción a las pantallas ¿qué es?

La adicción a las pantallas, ya sea celulares, video juegos, tablets o televisores, es una enfermedad que provoca la necesidad incontrolable de utilizar en forma compulsiva aparatos electrónicos.

Según explica la doctora Javiera Jofré, neuróloga infantil CLC, “es un tipo de conducta disfuncional que se caracteriza por ser un patrón de comportamiento recurrente, que altera la funcionalidad del niño, tanto en los aspectos familiares, sociales y educativos, así como también en otras áreas importantes del funcionamiento.”

El exceso de tiempo que se pierde frente a un smartphone o una consola, resta oportunidades a otras actividades básicas para el desarrollo como: jugar al aire libre, realizar actividad física, hacer amigos reales en situaciones no virtuales, leer, dormir y ayudar en las tareas domésticas, entre otras.

Señales de alerta

Según recientes estadísticas, el 93% de los niños mayores de 13 años ya tiene un celular. Y en promedio, los padres suelen regalar este dispositivo a sus hijos a los 10 años. Una cifra preocupante, por lo mismo, la especialista de Clínica Las Condes, sugiere estar atento a los siguientes comportamientos frente a un smartphone o una consola de video juegos:

  • Incapacidad de controlar el inicio, la frecuencia, la intensidad, duración y término de la actividad que el niño está realizando frente a la pantalla.
  • Prioriza el juego frente a otras actividades como alimentarse, ir al colegio y hasta dormir.
  • Mentir sobre el tiempo real que se está conectado.
  • Sentir euforia y conductas anómalas cuando se está delante de la pantalla.

¿Cómo enfrentar una adicción a las pantallas?

Si bien no existe un tratamiento específico, es relevante establecer límites claros en el uso de pantallas y el tipo de contenido que consumen, acá te damos algunos consejos:

  • No utilizar ningún tipo de pantalla antes de la etapa pre escolar.
  • Evitar usar aparatos digitales como medio para calmar a tus hijos.
  • No utilizar ordenadores ni teléfonos en la hora anterior a dormir. La luz de estas pantallas genera insomnio.
  • Establecer horarios y límites para celulares, consolas, computadores y televisores.
  • No instalar pantallas en dormitorios. Mejor tenerlas en un lugar común de la casa.
  • Utilizar software de control parental para limitar acceso de los niños.

“Es importante que los padres detecten a tiempo la adicción, porque en la medida que se profundice, más costará devolver al niño su rutina diaria. El impacto y consecuencias generarán dificultades de las cuales costará reponerse, como bajo rendimiento escolar o recuperar la interacción con sus pares” explica la neuróloga infantil Javiera Jofré.

Eso, sin contar que además, la exposición a teléfonos inteligentes sin supervisión de un adulto expone a los menores de edad a eventuales experiencias negativas y peligrosas como el grooming -abuso sexual a través de Internet- y el ciber acoso, entre otros.

 

Síguenos en facebook

Comparte

Facebook
Twitter
WhatsApp
Linkedin

Deja un comentario