Preservar células madre: una esperanza para el cáncer infantil en Chile

El cáncer infantil es un problema de salud pública que afecta a miles de niños y adolescentes en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que cada año se diagnostican unos 400.000 casos de cáncer en menores de 19 años. Los tipos más frecuentes son las leucemias, los cánceres cerebrales como el neuroblastoma, los linfomas y tumores sólidos como el sarcoma de Ewing y los tumores de Wilms.

En Chile, según cifras del Registro Nacional de Cáncer Infantil, presentado en mayo de 2023, durante el trienio 2017-2019 se diagnosticaron 1.580 casos de cáncer en menores de 15 años; predominando levemente el sexo masculino con un 54,1% y los grupos de edad de 0 a 4 años y 10 a 14 años, con 43,2% y 28,8% respectivamente.

Con relación a la incidencia global de cáncer infantil en Chile, durante el período mencionado, se presentaron un total de 1.580 casos nuevos, que corresponden a una tasa global de 142,3 por 1 millón de menores de 15 años (ambos sexos). El promedio anual de casos de este periodo fue de 526,7 casos.

El futuro del cáncer infantil depende de varios factores, como la prevención, el diagnóstico temprano, el acceso al tratamiento, la investigación y la cooperación internacional. El informe del Ministerio de Salud indica que la mortalidad por cáncer infantil ha disminuido en la última década, pasando de 3,6 a 2,8 muertes por 100.000 niños entre 2009 y 2022. Sin embargo, persisten las desigualdades entre regiones y entre grupos socioeconómicos.

Se espera que la incidencia de cáncer infantil aumente en los próximos años debido al crecimiento y envejecimiento de la población, así como a la exposición a factores de riesgo ambientales y conductuales. Por eso, es necesario fortalecer las acciones de vigilancia, prevención y control del cáncer infantil en el país.

VidaCel es una institución de salud que se dedica a la preservación de células madre del cordón umbilical, que pueden ser utilizadas para el tratamiento de diversas enfermedades, entre ellas el cáncer infantil. Guardar células madre es guardar vida, ya que brindan la oportunidad de tratamientos para enfermedades graves, como son

leucemia y linfomas, que son cánceres de sangre, y que pueden ser tratadas con muy buenos resultados con este material biológico.

El trasplante de células madre consiste en la administración endovenosa de células madre o progenitores hematopoyéticos, que después de un par de semanas son capaces de regenerar una médula ósea sana. Este procedimiento busca reemplazar las células madre hematopoyéticas que hayan sido dañadas o destruidas, por células saludables.

VidaCel además cuenta con un banco público de células madre, que permite donar y recibir muestras para trasplantes. En el último año, VidaCel logró enviar una muestra de células madre donada por una familia chilena al Banco Público para la realización de un trasplante de sangre de cordón umbilical a una niña de 3 años en Francia que sufría de leucemia linfoblástica aguda. De esta manera, VidaCel puede ayudar en la proyección del cáncer infantil al ofrecer una alternativa terapéutica que puede mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los niños con esta enfermedad.

Hace pocos días se dio a conocer otro caso de éxito donde VidaCel ha participado, donde un niño que también padecía leucemia linfoblástica aguda recibió las células madre del cordón umbilical de su hermanita recién nacida, logrando vencer la enfermedad.

Para conocer más acerca de este importante tema, visita www.vidacel.cl y sigue en RRSS a @vidacel.cl.

Síguenos en facebook

Comparte

Facebook
Twitter
WhatsApp