Convencionalista atacameño Max Hurtado: “No veo al PC y al FA tratando de apoderarse de la Convención Constituyente”

La agenda noticiosa e informativa nacional la acapara por estos días la Convención Constituyente que, a decir verdad, ha centrado más la atención de los medios y la opinión pública por los dimes y diretes de muchos de sus miembros más que por el trabajo mismo mandatado por la ciudadanía en orden a redactar una nueva Carta Magna para nuestro país.

Entre los 155 miembros que componen esta nueva instancia de participación ciudadana, se encuentra Maximiliano Hurtado Roco, uno de los cuatro candidatos electos en Atacama, al margen de los dos cupos designados para los pueblos originarios. Tiene estudios de Derecho en la Universidad de Atacama y hace más de 15 años se desempeña como asesor legislativo.

Mientras sus pares del Frente Amplio, la Lista del Pueblo y el Partido Comunista parecieran estar en llamas contra todo lo establecido en la Constitución vigente, exigiendo renuncias de ministros, liberación de presos políticos y la eliminación de nuestro Himno Nacional y del quorum de los dos tercios,  entre otros temas, este joven copiapino de 36 años, pero con raíces en caldera y que participó representando a la Lista del Apruebo, pareciera estar con los cables más a tierra y enfocado en su obligación asumida hace algunos días en el ex edificio del Congreso Nacional.

¿A quién atribuye y responsabiliza de los desórdenes administrativos y logísticos sucedidos en estos primeros días de trabajo de la Convención?

-Primero, a la clara obstrucción y obstaculización que ha hecho el Gobierno respecto del proceso constituyente y a la no preocupación que ha tenido respecto de la instalación de la Convención Constitucional. Claramente, la Constitución actual lo obliga a asumir esta tarea y, en cambio, lo que hemos podido constatar es que este mandato constitucional no se ha cumplido para nada. En segundo lugar, estamos viviendo un proceso constitucional que no tiene reglas y, por lo tanto, debe discutir sus propias normas, lo que resulta en un proceso complejo. Es sabido que en otros procesos asambleístas, como los que se viven por ejemplo al interior de las universidades, el primer paso es ´votar cómo se vota´, lo que es complejo y esperamos ir subsanando a medida que logremos los acuerdos pertinentes.

Días atrás un grupo de constituyentes de Chile Vamos emitió un pronunciamiento para recordar a sus pares de la izquierda que el trabajo y conducta de los convencionales debe estar sujeto a la Constitución vigente.

-Por supuesto. Eso también va a ser un proceso, es decir, transitar de una norma constitucional que actualmente nos rige a la nueva Constitución. Las reglas las tenemos claras, respecto de las facultades que nos otorga la Constitución vigente. No existe un ánimo de traspasar esa barrera al interior de la Convención… no la veo.

Entonces… ¿descarta que existan posiciones y actitudes totalitarias e intransigentes como exigir la liberación de los presos políticos?

-Derechamente,  no existe. A propósito de este tema, la declaración que hemos aprobado hoy (jueves 8 de julio), establece claramente un llamado a los poderes del Estado que tienen que ver con este tipo de cuestiones, es decir, el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, para que hagan su trabajo, entendiendo desde ya que estas facultades no están en la Convención Constitucional y que tienen que ser ellos quienes discutan este tipo de cuestiones. Es más, en esta declaración firmada hoy, ese tipo de cosas se consignan claramente, es decir, que esta Convención Constitucional no tiene las facultades para decretar la liberación de personas.

En lo personal, ¿cuál es su opinión respecto a esta materia, tomando en cuenta que el Partido Comunista sigue presionando para que se libere a estas personas?

-El Partido Comunista ha sacado una declaración hace poco para suspender la Constitución mientras se discute la validez de la regla de los 2/3. Particularmente, tengo una postura distinta. Mi idea es darle celeridad a este proceso, lo que significa entender que las normas que tenemos están desde antes y tenemos que respetarlas; por lo tanto, yo me concentraré en eso, en enfocarnos lo más pronto posible en lo que son los temas de fondo para la ciudadanía.

¿Esta postura suya es personal o mayoritaria?. Se lo pregunto por los afanes que hemos visto en algunos constitucionalistas de pretender convertirse casi en un nuevo poder del Estado.

-No, yo creo que esta postura es mayoritaria; es decir, dejar de lado las discusiones administrativas, semánticas y teóricas, para pasar de lleno a realizar el trabajo para el cual fuimos mandatados y esa es una postura mayoritaria al interior de la Convención.

¿No cree que un sector de esta Convención inició su trabajo con una actitud muy rupturista, poniendo como ejemplo tan solo el llamado a eliminar nuestro Himno Nacional?

-Estas son opiniones que se han ido poniendo sobre la mesa, pero que representan opiniones particulares, pero en lo general no veo un ánimo mayoritario al interior de la Convención de obstaculizar y entrar a discutir este tipo de cosas; por el contrario, lo que veo es el ánimo de superar rápidamente este tipo de controversias y ponernos a trabajar en lo que realmente debemos hacer.

Precisamente hoy, circuló en redes sociales un comentario del ex Presidente de Uruguay, José Mujica, diciendo: “Temo que esta Convención se convierta en una bolsa de gatos”… ¿Le parece que pueda llegar a cumplirse este aprensivo pronóstico, independientemente que lo haya dicho o no?

-No las he leído y tiendo a creer que no son reales. Sin embargo, me parece una preocupación sensata que debemos cuidar este proceso y darle conducción para que no solo resulte bien, sino que la ciudadanía pueda participar y palpar de buena forma lo que se está haciendo desde la Convención Constitucional y eso es un deber de todos los constituyentes.

Entonces, ¿no hay riesgo, a su juicio, de que el Partido Comunista y la Lista del Pueblo se apropien de esta convención y la desvíen de su sentido original?

-No para nada. Yo tengo muy buenas relaciones con el Partido Comunista y, durante estos días, he ido teniendo muy buenas relaciones con los convencionales de la Lista del Pueblo y veo en ellos el mismo ánimo constructivo que tengo yo. No me imagino que estén pensando en algo distinto que no sea responder a las expectativas que tiene la ciudadanía para construir a la brevedad, una propuesta de Constitución que le dé un respiro a nuestro país. Por eso, hay que cuidar la Convención, el debate y la participación ciudadana. Recordemos que al final de nuestro trabajo, deberá aprobarse el texto propuesto en un plebiscito de calidad y, por lo tanto, es importante no solo el fondo, sino también la forma en que se elabora esta nueva Constitución.

¿Cuál podría ser el aporte que puede hacer como atacameño, en el sentido de considerar acápites que digan relación con el fortalecimiento de nuestra región?

-Tenemos que discutir un montón de temas con mirada de región, por ejemplo, cómo hacemos que el desarrollo de nuestras actividades productivas sea compatible con la mirada medioambiental que hoy todos exigen. Creo que este tipo de cuestión tenemos que ser capaces de discutirla; no se trata de tomar posturas rígidas respecto de acabar de lleno con las actividades que son propias de una región como la nuestra, pero sí de llegar a acuerdos y que se entienda que en una región minera como la nuestra ese tipo de cuestión son importantes. También hay otros temas que son urgentes para la región, como son la vivienda, la salud y la educación pública, respecto de los cuales debemos incorporar nuestra propia mirada.

 

TIERRAMARILLANO CHILE

Síguenos en facebook

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
Linkedin

Deja un comentario