fbpx

Frío, contaminación y alza de virus, una combinación que puede afectar gravemente a personas con enfermedades respiratorias crónicas

En Santiago y otras zonas del país como Coyhaique, existe preemergencia ambiental por la contaminación del aire y el empeoramiento de las condiciones de ventilación, un factor que sumado a las bajas temperaturas de la época y el alza de virus respiratorios pueden provocar complicaciones de salud, sobre todo en las personas que sufren enfermedades crónicas.

Una combinación negativa

En las épocas de otoño e invierno se mezclan diferentes factores que afectan directamente la salud respiratoria de las personas, tales como: la mala calidad del aire, las bajas temperaturas, contaminación ambiental y contaminación intradomiciliaria. En personas con enfermedades crónicas como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica -EPOC- o niños con patologías de nacimiento, puede complicar significativamente sus cuadros.

En este sentido, los contaminantes provocan que las personas con las enfermedades mencionadas anteriormente puedan sentirse aún más ahogadas, como lo explica el Dr. Jorge Dreyse, broncopulmonar y jefe del Centro del Paciente Crítico de Clínica Las Condes. “Los contaminantes son irritantes naturales de la vía aérea y sumado al aire frío de esta época producen broncoconstricción, es decir, que se aprieten los bronquios. Con esto, al paciente le cuesta más respirar y también eliminar la secreción. La contaminación al ser irritante produce una mayor cantidad de mucosidades de la vía aérea y entonces tenemos una combinación perfecta para que nos vaya mal, se aprieta el túnel donde deben ser eliminados, pero además hay una mayor cantidad de secreción a eliminar por el mismo espacio, entonces los pacientes obviamente se sienten más ahogados”.

El peligro de la contaminación intradomiciliaria

La contaminación intradomiciliaria es aquella que se produce cuando no ventilamos nuestro hogar y utilizamos una calefacción inadecuada, como estufas a parafina o de combustión de biomasa, en este caso podrían ser: chimeneas, estufas a leña, braseros, entre otras.

Esta contaminación puede llegar a ser más peligrosa que la externa ya que, para calefaccionar el ambiente, todas necesitan consumir oxígeno y liberan carboncillo, partículas de gas y sustancias tóxicas. “En un ambiente mal ventilado, sin darnos cuenta, estamos expuestos a estos gases que causan irritación en las vías respiratorias, generando el ambiente propicio para infecciones virales o bacterianas” señala el especialista de CLC.

Consejos para mantener ambientes con menos contaminación

El doctor Dreyse entrega recomendaciones para minimizar la contaminación en los hogares, que aportarán a no agravar los cuadros respiratorios:

  • Ventilar toda la casa.
  • No cerrar las puertas de las habitaciones para permitir la ventilación.
  • Usar calefacción intradomiciliaria no contaminante, por ejemplo, estufas eléctricas o radiadores térmicos.
  • No utilizar calefacción a leña, parafina, braseros o chimeneas.

Finalmente, el broncopulmonar indica que si las personas sienten obstrucción en las vías respiratorias se recomienda acudir al médico, sobre todo si se tienen antecedentes de enfermedades respiratorias crónicas.

Síguenos en facebook

Comparte

Facebook
Twitter
WhatsApp
Linkedin

Deja un comentario