¿TRADICIONES O VIDA? El uso del hilo curado en Copiapó

  Cuando ya empezamos a sentir con mayor frecuencia los sones de las guitarras, el olor a empanada, cuando empezamos a prepáranos y a organizarnos para disfrutar de todos esos días de fiesta que nos ofrece nuestro querido y anhelado 18 de Septiembre, de la misma manera se empiezan a preparar y a organizar unas personas sin ética ni moral, que solo buscan aumentar sus ingresos con la venta del famoso “Hilo Curado”. El uso de este tipo de hilo se remonta al siglo pasado, y se usaba mayormente en competencias de izamiento de volantines que tenían como objetivo “mandar cortado” a los otros volantines, y, después de una dura “ Batalla”, se alzaba glorioso el ganador como único dueño de ese pedacito de cielo, acompañado de los vítores y abrazos de sus Fans. ¿Suena bonito no?, pues bien esa mal llamada tradición republicana se ha transformado el día de hoy en una pesadilla para aquellos compatriotas que son víctimas de las lesiones que causa ese tipo de hilo, el cual básicamente es hilo de volantín con cola fría y VIDRIO MOLIDO, es decir es una Sierra Artesanal, capaz de producir heridas mayores en todo el cuerpo e incluso ser una arma mortal cuando nos afecta zonas críticas como el cuello, y, sumado a que es un muy buen conductor de la electricidad , es capaz de generar electrocuciones mortales en los niños y adultos Las estadísticas nos muestran que cada año a pesar de las campañas aumentan los casos de accidentes y muertes, de la misma manera de incrementan las recomendaciones de seguridad tales como: – No usar metal o papel de aluminio en la elaboración del volantín. – No utilizar hilo curado (en base a vidrio molido), ni nylon. – Comprobar que el lugar de elevación sea seguro. – No elevar volantines cerca del tendido eléctrico. – No trepar por postes, torres de alta tensión, ni árboles para rescatar un volantín. – No cruzar calles a la hora de elevar volantines, de modo de no generar accidentes por distracción. Todo lo demás solo es letra muerta sino se inicia un proceso de concientización de no usar el hilo curado mediante la EDUCACION. Educar es producir cambios conductuales en nuestros hijos, enseñar que es malo usar ese tipo de hilo y sobre todo que los padres den el ejemplo en nuestros hogares. Si queremos producir reales cambios en nuestra conducta urbana, debemos empezar por los más pequeños, quienes son objeto de captación y asimilación de información positiva en sus hogares y en su escuela. La Prevención de Riesgos en espacios públicos es fundamental para dejar de lamentar tanto herido y muerto en nuestras Fiestas Patrias, solo es necesario que todos como ciudadanos prevengamos junto a nuestras familias las desgracias que este tipo de hilo conlleva, solo debemos empezar por la básico y que además es gratis, NO COMPRAR HILO CURADO. Mauricio Alberto Maturana Munita Profesor de Estado Experto en Prevención de Riesgos Docente Universidad Santo Tomas sede Copiapó    

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario