COLO COLO, un lazo permanente de indestructible unión  

 

 

 

Por Horst Kallens Beals

Director Nacional CSD Colo Colo

Encargado Filiales Norte

 

“Rebeldía frente a la adversidad y unión entre nosotros. Esos son los valores que nos recuerda el mes de abril a los colocolinos y colocolinas”.

 

La historia ya es conocida, pero vale siempre recordar, en los primeros meses del año 1925 el Club Social y Deportivo Magallanes, se encontraba en una grave crisis institucional, debido a problemas existentes entre los dirigentes y algunos de sus futbolistas. Los jugadores más jóvenes del equipo, liderados por David Arellano, exigían una serie de peticiones que convertirían a Magallanes en un club profesional como, por ejemplo, regular el pago de sueldos a los jugadores. También se pedía el recambio de algunos futbolistas casi «inamovibles» del primer equipo. En la reunión del club el 4 de abril de 1925 los jugadores «rebeldes» plantearon sus demandas, sin embargo, estas fueron totalmente rechazadas por la directiva del club, antiguos jugadores y socios. Lo anterior unido a que la directiva, a último minuto, formó parte de la elección del nuevo capitán del equipo a fin de evitar que David Arellano fuese elegido, pese a que en un primer momento esta decisión solo concernía a los jugadores entre los cuales Arellano contaba con una leve mayoría, provocó la renuncia al club de este y sus más cercanos compañeros.

Estos jugadores decidieron juntarse en el mítico bar Quita Penas, ubicado por aquel entonces en calle El Panteón 1125 en la capital, aunque en un primer momento tenían la intención de integrarse a otro club, finalmente optaron por formar un nuevo club de fútbol con sólidos principios deportivos y morales. Tras una serie de reuniones que comenzaron la noche del 12 de abril en la pequeña calle Covadonga del barrio Estación Central, la fundación del club quedó sellada el día 19 de abril de 1925 en el Estadio El Llano. Luego de ser propuestos varios nombres («Independiente», «O’Higgins», «Arturo Prat», entre otros), Luis Contreras escogió el nombre del cacique araucano COLO COLO para el nuevo equipo; nombre que identificaría lo verdaderamente chileno. Nace así el club más popular y ganador del país.

Hoy celebramos los 94 años de historia de nuestro querido Club Social y Deportivo COLO COLO. Un hito que nos recuerda la rebeldía de los normalistas fundadores del ’25, las enormes hazañas, la alegría popular, la gloria de tocar el cielo de América, y simplemente la fiesta y de gozar y sufrir con lo más hermoso que haya creado este país, la organización social más grande de Chile.

Hoy socios, socias e hinchas necesitamos más que nunca esta fraternidad, este “lazo permanente de indestructible unión” que David Arellano nos dejara como legado y que debe representar siempre COLO COLO. Y en los tiempos actuales esa rebeldía frente a la adversidad y la unión entre nosotros, como valores intrínsecos de quienes amamos a este club, el Eterno Campeón.

Feliz Aniversario. Newén.

 

 

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario